Las pesas rusas molan! Son uno de los elementos que hoy en día ya no falta en ningún gimnasio que se precie. Entrenar con ellas es divertido y de lo más funcional!

¿Qué son las pesas rusas?

Empecemos por el principio! También se las conoce como kettlebells, y son unos elementos de gimnasio de forma habitualmente semiredonda con un asa superior. Se utilizan a modo de lastre, para utilizar como peso libre, pero sin tener forma de mancuerna.

Sirven para trabajar el cuerpo al completo, sólo hace falta una rutina adecuada y un poco de imaginación. Muchas personas las descartan pensando que sólo sirven para trabajar brazos, hombros y espalda, pero eso no es así.

¿Cómo elegir las mejores pesas rusas para ti?

  • Peso: básico! Dependerá de los músculos a trabajar, del número de repeticiones a realizar, de tus objetivos y, como no, de tu fuerza o capacidad para levantarlas con un movimiento estricto y controlado. Hoy en día existen unas pesas rusas de peso regulable mediante un innovador sistema de imanes. Giras una rueda y su peso cambia como por arte de magia. Son más caras, pero con una sola kettlebell tienes todos los pesos que necesitas!
  • Material: aunque su interior suele ser de hierro, están recubiertas de diferentes tipos de goma, pvc, neopreno, plásticos (o nada).
  • Forma: las hay totalmente redondas, planas por abajo o incluso con formas especiales. Dependiendo de la superfície en la que vayas a dejarlas, tal vez te interese que su forma no facilite su deslizamiento.

Os dejamos con un vídeo con una rutina de entrenamiento completo de 220 minutos a base de pesas rusas. Su finalidad es la tonificación y quemar grasas:

Si quieres saber más ejercicios que realizar con las kettlebells o pesas rusas, te dejamos un listado con nuestros favoritos:

  • Molino. para hombro y espalda.
  • Twist o giro: para fortalecer los abdominales.
  • Swing: trabaja glúteos, piernas y hombros.
  • Sentadillas: uno de los pilares básicos de cualquier rutina. Trabaja piernas, glúteos, espalda y lumbares.
  • Curl de bíceps: su asa lo hace muy cómodo.
  • Patadas: para trabajar el tríceps de forma cómoda. Para realizar con poco peso.
  • Arrancadas: para mejorar tu potencia y fortalecer brazos, en especial antebrazo y muñeca, hombros y espalda.
  • Lagartijas o zancadas:  Para unos cuádriceps, femorales y glúteos de acero.
  • Elevaciones laterales: para unos hombros bien marcados.
  • Press francés de pie:  con los codos lo más juntos que puedas y los brazos por encima de la cabeza, para fortalecer los tríceps.
  • Pesa al mentón: uno de nuestros favoritos para el hombro.
  • Remo: manteniendo una buena pose de espalda casi en horizontal. Ideal para los dorsales.

Realmente hay muchísimos más y a medida que las utilices en tus entrenamientos, verás como montar tu propia rutina full body.

Paséate por nuestra categoría, investiga entre nuestros productos, y dales una oportunidad comprando la que más se ajuste a tus necesidades.

Mostrando 1–12 de 34 resultados