Poco a poco las cintas para correr (o para andar en algunos casos) se están ganando un hueco en la mayoría de gimnasios tanto en casa como a nivel comercial para el público.

El ejercicio cardiovascular es muy importante para mantener la forma física, quemar grasa e incluso mejorar la respiración o evitar problemas de corazón.

Como elegir una buena cinta para correr

Todo dependerá de las necesidades específicas que tengas, por lo que tal vez damos un consejo genérico que a ti no te interesa.

Precio: no hay duda de que esta es la principal limitación que encontramos para decidirnos por una u otra.

Diseño: claro que si! el aspecto de la cinta es importante y ya que te gastas el dinero, al menos que sea con algo que realmente te gusta mucho.

Pantalla: un ordenador a bordo te ayudará a conocer todo tipo de detalles sobre tu entrenamiento, tales como la distancia, el ritmo cardíaco, etc. En algunos casos esta lleva TV o conexión a internet.

Portabilidad: estas máquinas suelen pesar bastante,  por lo que sería importante que tuvieran ruedas pequeñitas si vas a tener que moverlas con cierta frecuencia.

Espacio: si tienes que guardar la máquina después de cada uso, tal vez te interese que se pueda plegar para que no abulte demasiado.

Seguridad: la mayoría de cintas llevan un botón o cuerda de seguridad que permite su parada instantánea.

Peso máximo permitido: fíjate en cuánto peso es capaz de soportar, y evita utilizar máquinas que han sido diseñadas para personas de tamaño o peso inferior.

Piérdete dentro de nuestro gran catálogo de cintas.

Mostrando 1–12 de 32 resultados