Cada vez son más las personas que quieren cuidar su forma física pero que no disponen del tiempo suficiente como para apuntarse a un gimnasio. Uno de los mejores aparatos para tonificación no concrentrada es la bicicleta elíptica.

Es útil ya que, aún tratándose de un aparato de ejercicio cardiovascular, te obliga a implicar en el movimiento un gran número de grupos musculares.

Eso hace que con un ratito al día puedas tener sesiones de entrenamiento de lo más completas.

Qué tener en cuenta al comprar una bicicleta elíptica

Posiblemente no eres un experto en maquinaria fitness, por lo que te dejamos con varios parámetros que deberías tener en cuenta para elegir la más apropiada para ti:

  • Peso máximo soportado: básico! Sobretodo los modelos más sencillos tienen ciertas limitaciones acerca del peso máximo que resisten. Esto solo debería preocuparte si tienes necesidades especiales (un peso corporal elevado), sino no te preocupes ya que la mayoría pueden aguantar sin problemas entre 100 y 120 kgs.
  • Ordenador o consola: no todos los modelos tienen una, y las funcionalidades de esta dependerán de la gama del producto adquirido. Por ejemplo, una consola básica será en blanco y negro (o monocroma) y te dará algunos datos tales como distancia recorrida y calorías quemadas. Una de algo mejor tendrá también control de la frecuencia cardíaca, y los últimos modelos tienen TV, wifi, información de todo tipo e incluso recorridos por varias partes del mundo mediante tecnología gps.
  • Volante de inercia: es un disco que regula la resistencia de la máquina ante tu pedaleo. Cuanto mayor sea, más estabilidad tendrá y mejor podrá ser tu entrenamiento. A partir de 7 kgs ya está bien para este tipo de máquinas, aunque si llevas tiempo entrenando con este aparato, es posible que necesites algo más pesado.
  • Marca: no es un punto indispensable, pero en caso de dudas una marca puede significar garantía. Eso si, cuanto más conocida es la marca, más sueles pagar por ella.
  • Facilidad de guardado: esto ya depende del espacio que tengas. Si este es muy limitado, intenta que la máquina abulte poco o incluso que se pueda plegar.
  • Mobilidad: en este caso no nos referimos al usuario, sino a la bicicleta elíptica en sí. Asegúrate de que lleva ruedecitas para facilitar su manejo (y cambio de sitio si es necesario).
  • Pedales: aquí debemos tener en cuenta varias cosas. El suelo de los pedales debería ser rugoso para que no puedas resbalar, y de un tamaño adecuado para tus pies. Otro punto a tener en cuenta es la separación entre los 2 pedales, que te sea cómoda.
  • Amplitud de zancada: se refiere a lo largos que son los pasos y suele aparecer entre los detalles técnicos de la bici en cuestión. Suelen ser bastante estándar y no deberías tener problemas con ello.
  • Precio: suponemos que no hace falta recordarlo, pero puedes encontrar bicicletas estáticas por menos de 100€ y otras por más de 6.000€. Tu poder adquisitivo mandará para tomar la decisión correcta.

Ventajas de las bicicletas elípticas

  • Multimuscular: ya lo decíamos antes, y posiblemente es su principal punto a favor. Puedes trabajar de forma simultánea varios grupos musculares.
  • Articulaciones: es poco agresivo con las articulaciones, y eso puede ayudarte a evitar lesiones.
  • Quema calórica: si tu objetivo es quemar calorías, esta máquina será una buena aliada para que lo consigas.
  • Culazo de escándalo!: si das prioridad a los glúteos y quieres lucir un buen culo, la bici estática es tu aparato de cardio.
  • Tonificación: algunas máquinas de cardio únicamente ayudan a quemar grasas. En este caso, al trabajar con peso, también tonificarás y muscularás el cuerpo.

Te dejamos con un entrenamiento completo de media hora para que sigas con la elíptica. Es muy divertido y trabajarás todo el cuerpo!

Mostrando 1–12 de 59 resultados