Los balones medicinales son un elemento cada vez más utilizado en los entrenamientos de fuerza explosiva de muchos atletas. Existen todo tipo de ejercicios y rutinas completas basadas en este elemento.

Entre otras cosas, antes de elegir uno u otro para comprar, deberías tener en cuenta:

  • Peso: normalmente ronda entre 1 kg  11 kgs, aunque hoy en día se puede ver casi de todo. No compres un balón demasiado pesado para tu entreno, ni tampoco uno de excesivamente liviano. Un peso demasiado alto puede desembocar en lesiones, mientras que lo contrario puede ser un déficit de esfuerzo para conseguir los objetivos planteados.
  • Tamaño: estos balones se cogen con las dos manos, por lo que deberían ser mínimamente más estrechos que tus hombros para que la posición sea la más apropiada.
  • Rugosidad: básicamente es para que se enganche bien a tus manos y no resbale.
  • Marca: si te es posible, elige un fabricante que ya conozcas y sepas que trabaja bien, ya que eso es una garantía. De todos modos, no nos parece algo muy importante, ya que cada vez más empresas nuevas hacen productos de primera línea de calidad.
  • Forma: la mayoría son completamente redondos, pero cada vez más es posible encontrarlos con asas o incluso con forma de melón. Si tu entrenamiento se basa en lanzarlos para que reboten, mejor redondos, pero si vas a trabajar sin soltarlos, las asas pueden ser una gran opción.
  • Color: esto es muy personal. Hay gente a la que no le preocupa para nada y otros que lo marcan como algo prioritario. Ahí lo dejamos.

Mostrando 1–12 de 39 resultados